Mil maneras de salvarme la vida

Podrías de mil maneras salvarme la vida.

Podrías, por ejemplo, cayendo yo del edificio más alto
venir volando, haciendo gala de tus superpoderes,
y cogerme al vuelo justo antes
de estrellarme contra el suelo o de que me diera un infarto;
lo que antes fuese a ocurrir.

Podrías, por ejemplo, arrastrado por el mar en marejada
echar a nadar, haciendo gala de tu destreza de supernadadora,
y rescatarme a la orilla
y devolverme la vida
con un beso de respiración boca a boca.

Podrías, por ejemplo, enfermo yo de tumores y pústulas
aplicar tu ciencia, haciendo gala de toda sabiduría,
y vencer mi enfermedad
y devolverme la claridad y la alegría.

Sin embargo, todo es mucho más sencillo.

Solo una sonrisa tuya,
una palabra amable,
un gesto de familiaridad,
algún signo de ternura o cariño
servirían de alimento a mi corazón,
para que no muera.

Yo, por mi parte, prometo ser humilde;
me basta con no andar lejos de ti
por si algún día me necesitas.

© Juan Jose Ayuso Martínez

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s