Como dioses

Avanza raudo el tren.
Corcel, animal ágil y veloz,
como si estuviese vivo,
vivo por nosotros
que lo hicimos de la nada
cual dioses, o dios.

Se elevan gráciles y bellas
la torres, las altas torres,
los árboles del parque,
como rocas y bosque
plantados por nosotros
donde nada había
como por dioses, o dios.

Hacemos nuestro mundo
de ciudades, industrias,
ondulantes sembrados
como un nuevo mundo
sustituto del mundo dado,
dominando la naturaleza,
la intima razón de las cosas,
de las mentes,
de las personas,
sin dioses ni dios.

Y hacemos de las gentes
rebaño
que traemos, llevamos
y comen lo que les damos
como si fuésemos pastores, o ganadero.

Y manejamos sus corazones
como marionetas,
que desean lo que les susurramos
y hablan lo que les hablamos,
como espíritus o demonio.

Y tomamos a los hombres por cosas
que se cuentan, traen y llevan,
que se compran
y se tiran si no valen
como consumidores, o comerciante.

Tomamos a los hombres por cosas,
cosas ajenas a nosotros,
vacíos de nosotros mismos,
objetos sin alma,
objetos en una mente perversa.

© Juan Jose Ayuso Martínez

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s