Tormento

Mi cuerpo sufre tormento
cuando imagino tu cuerpo.
Mi cuerpo sufre tormento
cuando imagino mis manos
amasando las cachas de tus nalgas,
cuando imagino mi boca
recorriendo tu piel,
cuando imagino mi lengua
tus pechos recorriendo.
Sufro la angustia de la sed
cuando imagino los mares de tu vientre
navegados a tientas por mi pene,
navegados anhelante de luz
hasta que me concedes isla o bendición.

No quiero seguir sufriendo
y dejo de imaginarte
barro entre mis manos,
piedras bajo el agua del río,
y entonces ocurre lo peor;
y entonces empiezo a pensar
y escucho el eco de mi pensamiento:
¿Y que hago yo en este mundo?

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s