Resistencia

A veces el reloj
se agrieta, escapa el aire ardiente
que todo empaña,
que todo envuelve en gris escarcha,
lo hace recuerdo en el futuro,
imagen de añoranza venidera,
certeza exacta de fugacidad.

A veces se retuercen
las manecillas del reloj
en una mueca agónica o grotesca.
Y vuelven los recuerdos
y vuelven los anhelos
y el corazón claudica
ante el hecho rotundo de la pérdida.

A veces el reloj
es cruel, burlona máscara,
que encubre un fuego oscuro,
ineludible en el desgarro,
preciso en el trabajo con la arena;
de sobra se detrás a quien esconde.

¡Pues bien!
Aquí mis uñas
navajas afiladas,
aquí mis dientes,
aquí mi cuerpo roca,
la piel coraza.
Aquí mi pecho abierto,
el corazón batiendo sangre.

© Juan José Ayuso Martínez

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s