Ocaso 1

La tarde se derrama fría
y triste
y gris
y se filtra en la luz mortecina
y triste
y fría
y empapa de sombra las calles grises
y tristes
y húmedas
que abren un sordo grito al cielo lívido.

La tarde abate corazones empapados, agotados
y almas acuosas, derrotadas, resignadas
para las que no da ya esperanza el día.

La tarde cae pero por encima
se levanta, emerge,
torre de cristal,
bloque fulgente,
espejo alzado, oro,
oro intenso, desafío
al sol que huye, resplandor
de brasa última, última esperanza
que nos queda ya del día.

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s