Todo lo empezó su mano

Todo lo empezó su mano
que suave se posó en la almohada.
Ofrecida
como para dar un paseo,
como para andar agarrados.
Ella hablaba,
pero sus palabras se hundían
en el vacío insondable de mi mente.

Empezó su mano
y continuo mi mano.
Bajando
desde la yemas de sus dedos hasta la palma,
Trazando
el contorno de su hueco,
siguiendo
por la linea de la vida,
la linea del amor,
la de la muerte.
Atravesando hasta llegar a la muñeca,
subiendo
por la piel suave del antebrazo.

Y luego vino el beso;
bese todos sus dedos,
uno a uno
todos los nudillos,
Todas las líneas:
la de la vida,
la del amor,
la de la muerte.
Bese su torso, la muñeca
beso a beso fui rodeando.
Y seguí por el antebrazo,
y de allí seguí al brazo,
y luego,
más allá del brazo…

Y mas allá estaba el fuego,
el fuego de sus ojos,
de su alma el fuego
que me encendió por su mano.
El fuego que por mi mano
prendió en mi alma,
el fuego que nos abrasaba,
el fuego que nos fundía,
que nos encendía
como a uno:
faro, estrella o sol.

Ya no hay nada mas allá,
solo queda este fuego,
este fuego…
fuego…
fuego…

Safe Creative #1612120101568

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s