Realidad y Pérdida.

Mis queridos amigos.
Ya se que no apreciáis como yo aprecio
la glauca bruma que suaviza el bosque,
la blanca piel de la alborada
que invita al beso y la caricia.

Ya se, mis jóvenes poetas,
que no es para vosotros
la copa de los árboles
cabello al viento.
Que no escuchais en el trinar de pájaros
el canto que yo escucho.

Se que de noche, como yo,
buscais refugio, algún abrazo,
la algarabía cálida,
el roce de la piel que anhela el beso.

Se que de noche, como yo,
sentís quebrarse las cadenas,
sentís volar el alma al cielo.

Pero ahora, después de lo ocurrido
ya nada es como era antes.

Ahora solo encuentro descampados,
la obra del fuego, soledad.

Ahora me despierto y oigo solo
al vacío zumbarme los oídos.

Ahora las cadenas no se quiebran
ni en la noche hay refugio.

Ahora, mis amigos,
escucho vuestra risa lejos,
tan lejos como cerca escucho
el insistente grito del dolor.

© Juan José Ayuso Martínez

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s