Dos Pájaros (o sobre el dolor)

El lamento son pájaros
que acuden a mi puerta,
que chirrían sus graznidos
y cuando salgo huyen, por el pasillo,
hasta la habitación oscura donde habitan.

El dolor es un pájaro
que aletea violento, chilla,
encadenado a un ser de carne y mueca
en una habitación a la que no me atrevo a penetrar.

Y un dirigible negro de alas negras,
todo él hecho jirones,
aletea pasmoso por los pasillos,
recogiendo para su cesta
algún pasajero de cuando en cuando.

Si el hombre pudiera desvestirse del dolor,
de la frágil carne que se consume y sufre,
surgiría un ser blanco,
un androide perfecto y luminoso
que mira al cielo
desde el fondo de un patio de hospital.

Pero aún quedará dolor en la memoria
y en un acto de luz se desprenderá de su alma
dejando atrás, dolor, memoria,
mientras el nuevo cuerpo inmaculado ilumina
un desierto de ensangrentadas piedras.

© Juan José Ayuso Martínez

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s