ZAPÁTUM REVOLÚTUM

De tanto andar y tanto andar
un día los zapatos
quisieron caminar por ellos mismos.

Y solos van por la calle, en parejas de pie izquierdo y lado derecho. Primero uno y después otro, en síncrona armonía, con el grácil taconeo de la bota o el tacón de aguja, o la suavidad de zapatillas y manoletinas.

Pronto se percataron que no tenían por qué marcar el paso de los hombres. Y como si saltasen a pies juntillas a la par van el pié izquierdo y el pie del otro lado amarrados.

Y de más aún se dieron cuenta: que no tenían por qué ir en parejas ni de calzado ni de pies ni de estilo ni de talla. Y ahora se los ve, a uno de tacón de aguja emparejado con un zueco, a un pie izquierdo con otro izquierdo, a una zapatilla con una bota.

Y más aún se puede ver, que han descubierto que cada uno puede ir solo por su lado, por camino contrario al de su compañero.

Cuando viajan en tren caben muchos más en menos sitio. No necesitan de tantos trenes, ni de tantos autobuses, ni subir ni bajar pisos, ni neveras ni frigoríficos. No necesitan duchas ni calcetines, no necesitan tomar café; solo algo de betún y un buen cepillado.

Ahora en mucho menos habitan muchos más. Ahora el mundo es mucho más grande, más ancho el cielo.

Y a la vista de todo esto ¿Que fue? -Se preguntarán ustedes- ¿Que fue de los que llevaban antes el calzado?

© Juan José Ayuso Martínez

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s