La Ley de Segunda Oportunidad

Sale Manuel al parque, con el nieto,
mientras los padres bregan con la vida,
con esta vida, para la que nunca
se está bien preparado.

Y mientras le ayuda a subir al tobogán,
o le empuja en el columpio,
piensa Manuel en los días,
cuando él fue padre y sus hijos,
como el nieto, pequeños.

─¡Yayo!¡Yayo!¡La luna, la luna!
¿Por qué sale la luna por el día?

Aquellos días de trabajo a destajo,
de lucha y lucha, de cansancio.
Cuando un latigazo ardiente
le recordaba los días de su juventud despreocupada
de libertad y amores.
Y la amargura le apretaba el corazón
hasta volverlo roca, hasta convertirlo en un tirano.

─La luna sale a veces cuando está el sol para saludarle.
─¡Hola luna, hola luna! ¿Por qué no me saluda a mí?

Nadie le advirtió de cómo era aquello,
se sentía humillado, víctima
por una burla de la que todos eran culpables.
Y convertida su sangre en hiel
no veía la sonrisa de sus hijos,
ni sentía el calor de su casa.

─Es que la luna está muy lejos y no te ve, ni te oye. Por eso no te saluda.
─¿Y si subimos a un piso muy alto muy alto?
─La luna esta muy lejos, muy lejos… Por mucho que subas no te verá
─¿Y no podemos ir hasta donde esta ella?

Pero ahora tiene otra oportunidad:
No se perderá ni una sola sonrisa de su nieto,
se aprenderá todas las historias de superhéroes,
y, lo que nunca hizo, le enseñará a cantar alguna canción.

─Cuando seas mayor, te haces astronauta, coges un cohete y te vas a la luna
─¿Y si me acuesto pronto esta noche mañana ya seré mayor?
─No, mañana seguirás siendo un niño. Y por muchos años…
─¡Pues yo quiero ser mayor para ir a la luna!

Ahora tiene una segunda oportunidad,
y no va a dejar que se le escape.

© Juan Jose Ayuso Martínez

 

Danza Consultorio

—Buenos días, ¿Por qué hora va?
—Aún van por las diez.
—¡Ay, menos mal! Que tengo el médico a las diez y cuarto.

Se abre la puerta y se oye: “Pase el siguiente…”

En la plaza del centro de salud
extraños aborígenes
danzan alrededor del fuego.
Taparrabos de plástico, faldones de aluminio y cortinas de baño.

Llega Antonio con sus pasitos cortos y su mujer del brazo.
Mientras, las dos abuelas hablan:
─Mi hija me iba a haber acompañado pero, claro, los trabajos…
─Los hijos, si…

Se abre la puerta… “Pase el siguiente…”

En la plaza del centro de salud
extraños aborígenes danzan alrededor del fuego.
danzan hombres som som
danzan niñas som som
SALTAN GRITAN SOM SOM
ARDEN ARDEN

Y encaramándose al bastón, con su temblor de manos, se pone Antonio en pie…
─¡Que no nos toca todavía, Antonio, siéntate!

─Que dice que le ponen mala cara, pero la hija de la vecina, esa si la acompaña…
─Toda la vida peleando, y luego…
Algo se ahoga en la garganta.

GRITAN SANGRE ZUM ZUM
GRITAN FUEGO ZUM ZUM

En pié otra vez, Antonio, las manos un temblor, el cuerpo en un espasmo.
─¡Antonio! !siéntate, por favor, que no nos toca!

“Pase el siguiente…”

PIDEN SANGRE ZUM ZUM
PIDEN FUEGO ZUM ZUM

─¡Ay! Después de todo lo que hemos hecho por ellos!!

Antonio insiste,
quiere ponerse en pié.

zumba zumba zum
zumba zumba zum
SANGRE SANGRE ZUM
FUEGO FUEGO ZUM

─Pero para que les cuides los hijos cuando quieren juerga sí que están listos y cariñosos…

Antonio quiere
ponerse en pié.

zumba zumba zum
zumba zumba zum
ZUMBA ZUMBA ZUM
ZUM
ZUM
ZUM

─Estando yo en el hospital, con un ictus, mis hijos se pusieron a discutir, a ver quien se hacía cargo de mí. Allí mismo, sin mirar que estaba yo delante. Y a mí, que se me caía encima aquella habitación cada vez más grande y más fría!!
Un torrente amargo, apenas perceptible por un débil temblor.

Ponerse en pié ¡En pié! ¡¡Que todavía puede!!
─Ahora, Antonio, ya nos toca.

“Pase el siguiente…”